¿Estás atendiendo a la llamada?

El viaje del héroe.

Si te preguntaran, y tú ¿quién eres? ¿Qué sueños tienes? ¿Qué es lo que alimenta y llena tu alma? Si te preguntaran, ¿Cómo ves tu vida en 5/10 años? ¿Qué vida es la que te gustaría vivir?

¿Sabrías responder?

Esta pregunta fue algo que a mí en su día, me causó bastante impacto. Algo dentro de mí ya hervía con que, la vida que había estado llevando hasta el momento, la actitud y mi forma de pensar, iban poco acordes con lo que realmente era -y soy- en esencia. Esta pregunta, fue solo año y medio atrás.

No supe muy bien que contestar porque no sabía lo que quería realmente, mis sueños se habían quedado difusos y muy lejanos, entre la espera y la creencia de que alguien me acompañara a cumplirlos, y casi en la idea de alcanzarlos en la jubilación. ¡Wow! Aunque sí sabía dónde no quería estar. Empezar por saber dónde no quieres estar ya es un paso.

La verdad que, para saber quién eres realmente, dónde quieres estar y qué lugar en la vida te pertenece, hay que quitarse muchas capas de condicionamientos que, sobre todo en mi generación y posteriores, llevamos bien aferradas a nuestra esencia. Así que, la vida, en su eterna sabiduría, no hará más que enviarte señales, casi todas en forma de repetidas caídas, tropiezos en la misma piedra y bofetones contra la pared, hasta que finalmente, llega la llamada.

Una llamada en forma de “clic”, que hace que salgas una vez más y a por todas de tu zona de comodidad, una llamada con sabor a, ahora sí. Y Con respuesta de, estás aquí para cumplir tus sueños, para coger tu vida y hacer con y de ella una maravilla, vamos, ¡Qué esperas, aun sigues aquí, hay tiempo suficiente!

Y eso te llega, cuando estás preparado para enfrentarte a otras muchas cosas que envuelven esa llamada, a muchos “darse cuenta” que, aunque a veces son muy dolorosos, saben a gloria porque te acercan cada vez más a la libertad, y no a la libertad física, no, sino a la de tu Alma.

A la libertad que te acerca cada vez más a tu verdad, a descubrir quién eres en esencia. A emprender ese viaje, para ir, a tu propio encuentro.

En este tiempo, nos estamos dando cuenta de muchas cosas, de lo importante y para lo que realmente venimos aquí, quizá para muchos, tras tanta incomodidad, se esté dando esa llamada, esa llamada en forma de bofetón, que toca tus heridas más profundas. Pero es que esa es la misión de la llamada, esa es la misión de este tiempo, el darse cuenta. Así que, ¿a qué esperas para coger el recado?

Aquí no venimos a otra cosa que para soñar bien alto y salir a cumplir esos sueños. Esos que se van creando poco a poco, esos que permitan alimentarme, a mi y al otro. Y en esencia, a mi Esencia.

Sin perdernos en un futuro inexistente, pero creando futuro en el presente. Si estamos constantemente viviendo en el pasado, o en un futuro imaginario, dejamos de vivir. Dejamos de ser. Presencia. Y sin presencia, no podemos crear nada.

En este tiempo nos estamos dando cuenta de que en realidad la vida es limitada. Entender la muerte como parte de la vida, debería ser el impulso para vivirla. ¿Por qué tenemos tanto miedo a morir? A caso ¿no estamos viviendo la vida que queremos? ¿Por qué tenemos tanto miedo a que se muera el otro? A caso ¿no decimos todo lo que sentimos? ¿Compartimos todo lo que queremos? -me pregunto al aire-

Antes le tenía un miedo aterrador a la muerte, pero desde que empecé a vivir una vida más alineada conmigo, dejé de tenerle tanto miedo a morir.

Estar alineado con la vida que sueñas o deseas, o con tu propósito, no es otra cosa que estar alineado con tus valores. Y eso, es tu esencia.

En esa conexión entra la coherencia. Que lo que pienses, digas y hagas vaya en la misma línea, para evitar esa insatisfacción continua. Y estar más en paz con las decisiones que vas tomando.

Conectar con el propósito, estar alineada con él es algo que me ha generado mucha duda y mucha lucha, no acababa de saber para lo que había venido aquí, aunque mi alma lo sentía así, sabía que había venido para algo más que trabajar, pagar y consumir. Sin darme cuenta de que, en realidad, lo había tenido siempre, enfrente de mis ojos y en mis manos.

¿Qué es lo que te gustaría hacer que no estás haciendo? ¿Qué estás haciendo, que no estás haciendo lo que te alimenta el alma? Deja de invertir tu energía en algo que no, y sal, da un paso, el que sea, el primero.

Sal a cumplir con la llamada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Habitando palabras

entre lo espiritual y lo mundano

Tu viaje interior

Creando conscientemente una nueva versión de ti mismo

Las palabras son gratis

Blog personal donde hablo de temas actuales para mentes inquietas

Relatos de mi caminar

Simplemente SER

Te cuido en tu embarazo

Un espacio para recordar la naturaleza que eres

%d bloggers like this: