¿Cómo escuchar tu intuición?

Cuando me dicen lo valiente que soy o lo valiente que parezco, la verdad, no me considero así por realizar algo que, ni soy la primera, ni seré la última en hacerlo.

Viajar no es de valientes, vivir si. Lo realmente valiente no es viajar o viajar solo, o cambiar de camino, salirte de la rueda, salirte de los deberías…

Lo valiente es viajar, de verdad, profundamente, hasta el fondo, al interior. Ese es el verdadero viaje. Y de ahí mi valentía. Y la tuya. No todo el mundo se atreve a realizar ese viaje, aceptando todas sus consecuencias.

Salir de tu casa es solo, algo simbólico. Que lo que llevas dentro no desaparece por cambiar de ciudad o de país, que lo que llevas dentro va contigo, siempre, te acompaña.

Se acentúa, porque hay una salida continua de la zona de comodidad, que te confronta, que te enfrenta con muchas cosas de ti misma, emociones y sentimientos.

Vives en la incertidumbre a diario, fuera del control, cada día se convierte en una hoja en blanco que vas escribiendo paso a paso, es coger las riendas de tu vida una vez más. Es una elección continua en la que te planteas si cada decisión tomada es la correcta, así que es un aprender constante a seguir tu intuición.

Aunque normalmente, está encubierta por muchos otros estímulos y rutinas, que solo sigues porque eso es lo que debes o lo que hay que hacer y no te preguntas nada más.

No te planteas escucharte y ver qué es lo que quieres y sientes de verdad. Qué anhelos y deseos hay en lo más profundo de tu ser. Sin límites ni miedos. No hay tiempo para esa escucha.

Pero cuando paras…¡ay cuando paras!

Y ¿cómo es eso de escucharte, de seguir tu intuición?

Tu intuición, es eso que dicen que llevas dentro, tu intuición no es otra cosa que saber escuchar lo que te pide tu corazón o tu alma.

Tu mente siempre va a estar confrontándote con tu corazón, pero, ¿a quién decides seguir tú? 

La intuición se entrena, se entrena saliendo un poco de tanto ruido y de tanta multitud, saliendo de tanta gente y entrando más en ti, estando más contigo y preguntándote: ¿realmente esto es lo que siento que quiero?

Poniéndote en la situación a experimentar, y observándote, en la distancia. ¿Cómo te sientes en dicha situación, que pasa en tu cuerpo cuando te observas ahí?

Siente, tómate tu tiempo, escucha lo que tu cuerpo tiene que decirte.

¿Encuentras paz, tranquilidad, etc. en esa decisión o situación? Sé honesto contigo, por más que duela ir por el otro camino, por el que tú querías para ti.

O por el contrario, ¿hay tensión o resistencia en tu cuerpo?

Tu cuerpo sabe más de lo que crees y siempre te hablará, escúchale.

Y después, observa, por tanto, desde donde actúas. Que parte de ti quieren cubrir tus actos. De dónde salen tus acciones…

Pueden salir del miedo, alimentar el orgullo, o ser provocadas por limitaciones, pueden salir del resentimiento, de la envidia, de la autocrítica o autoexigencia, o pueden salir del cariño, de la confianza, de la fe, del dar, del dar amor, libre e incondicional ese que sientes hacia ti mismo, hacia todo y todos

Pueden salir del EGO o del SER… reconocer desde donde salen tus acciones, con humildad y entrega a uno mismo, forma parte de conocerse, de entrenar esa intuición, esa escucha.

¿Del porqué o para que haces lo que haces?

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Habitando palabras

entre lo espiritual y lo mundano

Tu viaje interior

Creando conscientemente una nueva versión de ti mismo

Relatos de mi caminar

Simplemente SER

Te cuido en tu embarazo

Un espacio para recordar la naturaleza que eres

%d bloggers like this: