¿Alguna vez has sentido el vacío?

¿Por qué tapamos con inconsciencia nuestros vacíos, silencios y soledad?

Diariamente parcheamos, parcheamos con comida, azúcar, relaciones, sexo, redes sociales, alcohol, fiesta, pantallas, exceso de trabajo y todo tipo de adicciones.

¿Por qué nos da tanto miedo, parar, escuchar la soledad y el silencio…? Porque hay que SENTIR. Hay que sentir el DOLOR que llevamos dentro. Nuestro dolor y el de generaciones pasadas. Por tanto, mucho dolor. No soportamos el hecho de escuchar ningún tipo de emoción que no produzca placer, el cual lo buscamos con todo tipo de adicciones, hasta que nos damos cuenta de que solo son un parche, es temporal.

Y que al final, tarde o temprano, toca ESCUCHAR.

No pasa nada en la soledad y el silencio, lo único que pasa es que duele. Mucho. Todo

Es morirte para nacer de nuevo.

Muchas veces nos sorprende y a la vez asusta que haya tanto dolor o malestar. Pero lo hay. Y no pasa nada.

El primer paso para empezar a limpiar, es identificarlo. Identifica tu dolor, tu herida primaria, identifica tu adicción. Siente tu dolor. Siente tu emoción. Sostenla. ¿Qué pasa ahí? ¿Qué miedo hay?

Solo SIENTE y suelta.

Nos asusta estar con nosotros mismos sin ningún estímulo externo. Nadie nos ha enseñado a vivir en paz con la soledad. Y es necesaria para encontrar…

…respuestas.

Hoy en día parece que estar solo es sinónimo de tristeza o fracaso. Así que seguimos buscando ese reconocimiento externo y/o rellenando huecos para evitar la tan temida soledad. Nos aburrimos cuando estamos solos, nos aburrimos de contarnos la misma historia llena de juicios. Nos seguimos juzgando en exceso. Reconocerlo nos va liberando de ello.

Con valentía, paciencia y tiempo, vamos barriendo todas las esquinas de la “casa”, encendiendo cada una de sus luces, descubriendo rincones, destapando.

Y poco a poco te das cuenta de que ya no cuesta tanto estar en ti, contigo. De que en realidad es lo único que necesitabas.

Ahora lo buscas, porque esa casa empieza a oler bien, empieza a estar ordenada y da menos sensación de abandono.

Ahora, estar en “casa”, es estar en paz.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Habitando palabras

entre lo espiritual y lo mundano

Tu viaje interior

Creando conscientemente una nueva versión de ti mismo

Relatos de mi caminar

Simplemente SER

Te cuido en tu embarazo

Un espacio para recordar la naturaleza que eres

%d bloggers like this: