Trabajar en pro a tus sueños

Siempre he sido muy soñadora, pero los miedos y condicionantes me limitaban mucho, hasta el punto de que esos sueños se quedaban siempre en el baúl de algún día y/o con alguien. En mí siempre ha habido el gusanillo de salir, de conocer mundo, de que esto se trataba de algo más que solo lo que te dicen que es la vida, (estudia, trabaja, ten hijos, etc) en mi mente siempre aparecía África, Sudamérica, animales salvajes, fotografía, belleza, dejar huellas bonitas, salvar ballenas…el recorrer Europa en autocaravana y/o dejarlo todo e irse a Bali, rondaban desde bien pequeña por ahí.

Pero por miedo a hacerlo sola (o por la creencia de que era mejor con alguien), no lo hacía, siempre a la espera de que alguien me acompañara y no se daba. Y así me quedaba sin hacer lo que mi alma pedía. Volar. Hasta que un día, la vida me dijo, mira, ya estás preparada, déjalo y vete a Bali.

Anteriormente la vida y la persona con quién en ese momento estaba, me pusieron un par de preguntas en mi camino, las cuáles hicieron plantearme, cómo me veía en unos años, -en cinco años particularmente- y en efecto, no era haciendo lo que hacía. De hecho, un pensamiento fugaz de vivir y viajar en una camper pasó por mi mente. Pero en aquel momento, “mi condición” -miedos- no me permitía “pensar” en poder hacerlo sola, esperaba que la persona que estaba a mi lado se uniera al plan furgonetero, y ahí se quedó ese pensamiento, y el plan.

Unos meses más tarde y tras un par de “pérdidas”, la vida me dio el clic que necesitaba, y me di cuenta de que, en realidad, mis sueños eran míos y que nadie iba a poder cumplirlos por mí, y que, si yo salía a por ellos, el resto vendría por añadidura. Y así fue. Me “quité” los miedos de un bandazo -mentira, un proceso intenso- y en el momento que salió por mi boca: Me voy de España. Ya, se empezó a crear.

Pasé por muchos procesos de búsqueda y encuentro interior antes de salir de viaje y todos me iban preparando emocionalmente para lo que yo digo, estar el día del vuelo, en el avión, escribiendo en mi ordenador: “wow lo he hecho, estoy en un avión de camino a Bangkok y estoy bien”.

Me iba con un billete de ida, un presupuesto limitado y sin nada organizado, pero con muchas ganas de aprender qué es lo que me iba a traer todo esto. Iba expectante y así iba haciendo mientras viajaba. Ver qué es lo que me iba trayendo cada momento vivido. Qué aprendizaje. MI gran viaje: trascender el miedo a viajar sola, el miedo a la muerte, aprender a estar conmigo misma y ver que no pasaba nada malo si me tenía a mí.

Durante el viaje, iba encontrándome situaciones emocionales de las que fui adquiriendo muchas herramientas para sostenerme y acompañarme en todo momento durante las situaciones que iba viviendo en el día a día. Durante tres meses fue un constante contrarestar y desbancar creencias limitantes. La exposición sostenida frente a un mismo estímulo modifica el cómo ves aquí y ahora ese mismo estímulo anterior. Yo volvía siendo la misma pero internamente otra persona. Ya no había miedos paralizantes. O al menos de ese tipo.

Finalmente, sentía que el aprendizaje mayor ya “se había cumplido”, así que, volví a España a encontrarme con otro viaje: el pasar del miedo al amor. El desapego emocional. (Que finalmente fue el amor por mí misma).

El confinamiento me trajo muchos aprendizajes al respecto de esto, de los vínculos, de las relaciones, y demás procesos. Aprendizajes de soltar lo que no y hacer espacio para lo que sí, de quitarse más miedos, de sostener aún más la incertidumbre, de confiar, de tener fe, de creer y sobre todo de CREAR.

De creer y crear que todo es posible. Y seguir creando el cumplir tus sueños. De crear de una manera más consciente, alineada, de haber encontrado eso que saliste un día a buscar: Estar más en paz contigo misma.

Pero el mayor aprendizaje es que nunca se para de aprender. Y eso, es lo bonito, por que así nunca paras de crecer.

Y esto es lo que me trae al día de hoy, trabajando en pro a esos sueños, y la pregunta de cómo te ves en unos años ya no se ve tan lejana, si no muy presente, muy aquí y ahora.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Habitando palabras

entre lo espiritual y lo mundano

Patricia Holistic Yoga

Te acompaño al encuentro de tí a través del otro.

Relatos de mi caminar

Simplemente SER

Te cuido en tu embarazo

Un espacio para recordar la naturaleza que eres

<span>%d</span> bloggers like this: