¿Será eso que llaman estar en paz?

Llevo dos meses viajando y parece que sean dos años. Estoy viviendo con tal intensidad todo que a veces es hasta cansado. Como si una no fuera lo suficientemente intensa.

Llevo dos meses viajando sola y aun así no lo he sentido. Porque estoy conmigo en todo momento, y oye, que sensación de paz. Pasas mucho tiempo contigo, hablándote, sintiéndote y acogiéndote en cada uno de los estados emocionales por los que pasas a lo largo del día.
Cuidándote, al fin y al cabo, dándote lo que necesitas, porque solo tú lo sabes.

Hacerlo de esta manera, así sin objetivo, solo con el de la escucha, el Sentir consciente y el aceptar la incertidumbre, es muy bonito, pero a la vez es duro. Porque te observas. Todo el rato. Mucho. Y vas adentro. Más aún que cuando estabas en tu rutina, porque aquí tienes todo el tiempo para ello. No estas distraído con “quehaceres” para justamente evitar eso. Aquí vas al encuentro, contigo mism@.

Aquí caminas hacia ninguna parte, solo observas lo que ves, en el exterior y en el interior intentando que sea sin juicio. Solo observas y aprendes.

Sobre ti.

Se hace duro muchas veces, porque toda la responsabilidad, la de cada decisión, por absurda que sea, cae sobre ti. Estás en una elección continua, de TODO y lidiar con tu cabeza muchas veces es agotador.

Porque siguen los miedos, no, no se van, te acompañan, pero ahora es diferente, ya no te persiguen y huyes de ellos, ahora vais de la mano. Pero hay veces que salen de fiesta y cuando llegan a casa siguen queriendo juerga y es entonces cuando les tienes que calmar para que se puedan dormir tranquilos. Y es que solo tú sabes cómo hacerlo. Nadie puede matar monstruos por ti. Y así es.

Es agotador, pero a la vez muy bonito porque es transformador. Porque la vida te pone en cada momento la situación exacta que necesitas y debes experimentar. Y si te la pone, es porque puedes. Así que creces, mucho.

Sigo dando las GRACIAS porque no soy la misma persona que empezó este viaje muchos más meses atrás, que la que soy ahora y es que, de eso, de eso se trata el viaje.

Y es perfecto.

Llevo dos meses viajando sola y no me he aburrido en ningún momento.

¿Será eso que llaman estar en paz?

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Habitando palabras

entre lo espiritual y lo mundano

Tu viaje interior

Creando conscientemente una nueva versión de ti mismo

Relatos de mi caminar

Simplemente SER

Te cuido en tu embarazo

Un espacio para recordar la naturaleza que eres

%d bloggers like this: