Tu historia se crea cada día, con un bolígrafo entre los dedos y una página en blanco

Empiezo una página en blanco dispuesta a escuchar mis sueños, uno a uno, así hasta cien. En realidad, solo escribo sesenta y seis, que ya son. Algunos grandes sueños, otros más sutiles, la mayoría salen del alma, pero otros, por qué no decirlo, agradan un poquito mi ego. Aun así, todos forman parte de mí. Así que, siguen en la página. En la sección de “algún día” de la lista de “me gustaría”, y no porque haya que tener una, sino porque a mí, me encauzan a vivir mi vida con sentido y en una dirección.

Desde que dejé mi antiguo trabajo, me siento mucho más realizada, mucho más plena. ¿Trabajo menos? NO. Por ahora “trabajo” más, pero para mí, trabajar por tus sueños, no es un trabajo. Es un placer. Hago cosas que me gusta hacer, que me enriquecen y me nutren el alma. Para empezar, ME trabajo interiormente. Cada día. Y eso, ya es un trabajo. Pongo a prueba mi cerebro y mi mente, y no paro de aprender. Ese es mi trabajo.

Desde que cambié mi vida, encontré mi trabajo ideal, trabajo cada día a favor de esa lista, de esa página, que ya no está en blanco, a favor de esas sesenta y seis líneas con ideas, proyectos y sueños.

Así que, para mí, tengo el mejor trabajo del mundo.

¿Es fácil? Tanto como decir, lo dejo todo y me voy. Lo suelto, así, como un salto al vacío. Y no hace falta irse de la ciudad o del país donde estés. Irse significa marcharse del sitio donde ya NO. Donde ya no puedes crecer, experimentarte, retarte y evolucionar. Sean lugares, trabajos o personas.

A mí me gusta la adrenalina, ¡qué le vamos a hacer! Y oye, casi siempre me tiro sin red salvavidas, y eso, ya es todo un reto en sí. Es un reto a amar la vida tal y como es. A veces fácil a veces, no tanto. Pero sobre todo es un reto a confiar.

Esto no es para todos, y está bien. Es para los que aman la vida intensamente y sobre todo para los que confían, en que de repente, a la vuelta de la esquina, ¡BAM!: La idea. Y de ahí, otro proyecto: el paracaídas se abre, la red aparece, y vas aterrizando suavemente disfrutando de las vistas.

¿Es fácil? ¡Quizá no! Sencillo, todo lo que quieras. ¿Arriesgado? Un rato, pero es que ya lo dijo un grande, “quien no arriesga no nada, ni vive, ni llora, ni ama”

Así que, esta es mi forma de amar la vida. Retándola.

Aquí, en la página en blanco, se crea, TODO. Esa página es tu paracaídas que guía el aterrizaje.

Tu historia se crea cada día, con un bolígrafo entre los dedos y una página en blanco.

¿Te atreves a probar?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Habitando palabras

entre lo espiritual y lo mundano

Tu viaje interior

Creando conscientemente una nueva versión de ti mismo

Relatos de mi caminar

Simplemente SER

Te cuido en tu embarazo

Un espacio para recordar la naturaleza que eres

%d bloggers like this: