La vida no está para resolverla, está para vivirla.

Dicen de los treinta que son la edad de oro, y que si para entonces tienes tu vida resulta, mejor. La edad de oro porque todo “lo prometido” parece que llega, pero, ¿y cuando no llega? La edad de oro porque, se supone que todo lo que te “has esforzado” durante tu vida para “llegar a ser” o “tener”: el pack, parece que llega como galardón a tanto esfuerzo, a tanta renuncia, incluso a la de tu vida, a la de tus sueños, pero llegas y ves que esa no es la realidad, que esa vida no es la que tú quieres vivir, es la de otra persona y lo único que encuentras es un vacío donde no sabes a qué barandilla agarrarte para no caerte en el agujero de soledad y desasosiego que tú mismo te has ido creando a lo largo de tu vida.

Al asomarte a ese vacío, la sensación de pérdida solo aumenta, ¿quién soy? ¿para qué estoy aquí? ¿Cuál es mi “misión” aquí en la tierra? ¿No te lo has preguntado nunca? Yo millones de veces y alrededor de los 30, más.

Pero te da miedo mirarte al espejo de la ignorancia y seguir con tu vida como si nada hubiera cambiado.

Te sientes más perdido que nunca sin saber qué camino elegir, derecha -sigo donde estoy- o izquierda -hago caso a mi corazón y voy en camino a mis sueños-. Y qué miedo da el de la izquierda, el nuevo, porque no hay nada escrito y un montón de “errores” que cometer. Pero y qué bien, -pienso-.

“Un lápiz nunca dibuja sin una mano” me dijeron un día y, qué verdad.

Si tienes la vida resuelta a los treinta…que poco espacio te dejas para crearte y experimentarte en ella, ¿no crees? ¿Por qué hay que tener la vida resuelta? ¿Es que acaso vivimos la vida como si fuera un problema a resolver? Al parecer, así es.

La vida no está para resolverla, está para vivirla.

Quizá, tener la vida resuelta a los treinta te limita a las múltiples oportunidades y abanico de opciones que, cada día se te presentan, para que tú, vayas cogiendo la que más acorde vaya contigo en esta etapa de tu vida, pero, si YA la tienes resuelta, te cierras, te cierras a todo ese abanico que te ofrece la vida para que puedas experimentarte en ella. ¿Por qué te limitas?

Si ya la tienes resuelta, ¿predices lo que va a pasar entonces? ¿Qué tipo de vida es esa? Si lo bonito de este juego es que no sabes cuál será su próximo movimiento y, tú función, es solo estar atento y, atenderlo, siguiendo el movimiento que te trae la vida.

¿Vivimos esperando a que llegue la solución a nuestros problemas y podamos respirar? Véase jubilación, por ejemplo. ¿Qué hay detrás de eso? ¿Qué creencias rigen eso, y desde que creencias, por tanto, te mueves?

Si yo amo lo que hago, ¿por qué querría dejar de hacerlo?

Así pasa claro, que, al creerte que a los treinta la vida “se acaba” si no la tienes “solucionada”, llega el correr para no saber a dónde llegar, el creer llegar tarde y la impaciencia por alcanzar algo que no sabes muy bien el que es…

Nos pasamos la vida corriendo, nos pasamos la vida creyendo que llegamos tarde, ¿pero tarde a dónde? ¿A qué solución?

¿Qué es lo que buscamos? La solución a todos nuestros problemas. Claro, si yo creo que, no tener trabajo fijo, pareja, casa y e hijos son problemas, si, entonces necesito una solución claro, y la buscaré desesperadamente sobrepasando lo que sea, mis propios límites y hasta mis sueños.

Pero, ¿cómo sabes que algo es o no para ti, si no lo has experimentado?

Es decir, ¿cómo sabes que esta es tu manera de vivir o convivir, amar, trabajar, relacionarte…si no has experimentado otra cosa? Y aun sintiendo el malestar que hay detrás de hacerlo de una manera que no es la tuya, seguimos teniendo miedo al cambio, por el condicionamiento que hay detrás, por el ¿y si después no sale como espero?

Nunca nada es un “fracaso”, pero no nos han enseñado a tolerarlo ni a entender que, sin él, no existe el crecimiento, evolución ni aprendizaje.

Así que, deja de querer tener la vida solucionada, y empieza a VIVIRTE en ella. Cambia y equivócate tantas veces como sea necesario si es a favor de seguir tu verdad, tienes todo el tiempo del mundo para hacerlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Habitando palabras

entre lo espiritual y lo mundano

Tu viaje interior

Creando conscientemente una nueva versión de ti mismo

Las palabras son gratis

Blog personal donde hablo de temas actuales para mentes inquietas

Relatos de mi caminar

Simplemente SER

Te cuido en tu embarazo

Un espacio para recordar la naturaleza que eres

%d bloggers like this: